Ventana, cuadro

Robert Burks, ver pero no mirar
Traslucido, Alfred Hitchcock

La metáfora con la fotografía, es evidente. No, con el hecho de fotografiar.

Pasa la luz, pero nosotros no vemos nada. Es la perversión del ciego, sólo el resplandor. Con respecto a la realidad, suelen ser aquellos lugares, que por distintos motivos, se necesitan luces naturales, y no queremos que se nos vea.

Es el juego de las sombras y los perfiles, para el observador. Si seguimos pensando suele estar relacionado con habitáculos tipo baños, servicios; donde ocultamos nuestros cuerpos desnudos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *